“En previsión del cambio climático, estamos trabajando para contar con producciones y variedades agrícolas capaces de resistir altas temperaturas y condiciones extremas”

admin 10 de Noviembre de 2015 0
“En previsión del cambio climático, estamos trabajando para contar con producciones y variedades agrícolas capaces de resistir altas temperaturas y condiciones extremas”

La revista ‘Andalucía Industrial’ entrevista a Rafael Peral Sorroche,  director general de Industria y Cadena Agroalimentaria de la Junta de Andalucía.

Nacido en Almería, es licenciado en Ciencias Empresariales y posee estudios avanzados en Marketing por la Universidad de Almería, donde ejerció como profesor asociado. Tras estar más de 11 años en el Instituto de Fomento de Andalucía como asesor de promoción, pasó a formar parte de la Agencia IDEA entre abril de 2010 y mayo de 2013, ostentando el mismo cargo. En junio de 2013 fue nombrado director del Parque Científico-Tecnológico de Almería (PITA), cargo que abandonó en julio de este año, cuando fue elegido director general de Industria y Cadena Agroalimentaria.

1. ¿Cuál es la situación actual de la industria alimentaria en Andalucía?
Actualmente, la industria alimentaria andaluza se encuentra inmersa en un proceso de transformación hacia estructuras de mayor dimensión que generen un aumento del valor añadido. Además, está volcada en los mercados internacionales, como demuestran las crecientes exportaciones. En Andalucía, con unas 5.000 industrias agroalimentarias, tenemos grandes empresas líderes en sectores como el del aceite de oliva, o el de las frutas y las hortalizas, con un gran valor en el ámbito europeo y mundial. Contamos también con empresas nuevas que apuestan cada vez más por productos de calidad, innovadores y ecológicos adaptados al gusto de los consumidores. Se trata de un sector que, evidentemente, ha sido objeto también de la difícil coyuntura económica, pero ha sabido mantenerse y seguir creciendo. Tiene mucho potencial para continuar aumentando su valor añadido y capacidad de generar empleo.

2. La industria agroalimentaria, ¿continúa siendo el motor principal de la industria andaluza?
Es nuestra mayor industria manufacturera y el subsector industrial que más empleo genera. Así que, efectivamente, lo que esperamos es que siga afianzando esa fortaleza puesto que contamos con el sector primario más potente de España con grandes posibilidades y margen para crecer. A ello va a contribuir también nuestro Programa de Desarrollo Rural para el próximo marco, con el que vamos a dar respaldo a aquellos agricultores que decidan llevar a cabo actuaciones para reestructurar y modernizar sus explotaciones agrícolas y adentrarse en el mundo empresarial, así como llevar a cabo actuaciones de integración, promoción, etcétera.

3. ¿Cómo ha incidido en la industria alimentaria andaluza el formar parte de la Unión Europea?
Ha influido de manera positiva por dos motivos. Por una parte, ha dado la posibilidad de contar con un libre acceso a mercados europeos, lo cual ha permitido desarrollar nuestras exportaciones y, por otro, ha traído consigo un apoyo a inversiones y a la renta de los productores que ha hecho posible no solo una cierta estabilidad para nuestros agricultores, sino contar con recursos para acometer actuaciones de mejora en las estructuras de transformación, producción o regadíos.

4. Muchos expertos apuntan a que uno de los grandes problemas que va a tener que afrontar la agricultura en los próximos años será el cambio climático. ¿Qué opina sobre estas afirmaciones?, ¿está la agricultura andaluza comenzando a notar los efectos de este fenómeno?
En la zona donde estamos, las previsiones apuntan hacia unos fenómenos climáticos más extremos y prolongados que nos obligan a contar con sistemas resilentes y más resistentes a los espacios: desde variedades más adaptadas a las condiciones meteorológicas, a un uso más adecuado de los recursos. Debemos mantener una vigilancia constante ante estos cambios, para poder actuar con anticipación. En este sentido, estamos trabajando para contar con producciones y variedades capaces de resistir a las altas temperaturas y a situaciones extremas.

5. ¿Cuáles son las principales carencias de la industria alimentaria andaluza?, ¿y las mayores fortalezas?
Aún sigue siendo un sector atomizado, con necesidad, por ejemplo, de mejorar su dimensión empresarial, buscar más alianzas entre empresas, aprovechar las sinergias para optimizar recursos y ganar en valor añadido. El relevo generacional y la incorporación de talentos procedentes de otros sectores es también una asignatura pendiente que, sin embargo, vemos cómo poco a poco está cambiando, siendo cada vez más los jóvenes que deciden emprender en este campo aportando energía y nuevas ideas. En cuanto a las fortalezas, como ya he comentado, es un sector pujante, cuyas exportaciones siguen batiendo récords, lo que lo convierte en motor de nuestra economía. Contamos con productos líderes a nivel mundial, que son reconocidos y valorados por cada vez más consumidores.

6. Por último, una pregunta más distendida. Andalucía tiene un amplísimo catálogo de productos ligados a la industria alimentaria y, en consecuencia, una gran riqueza gastronómica. Si tuviese que elegir tres productos, ¿cuáles serían?
Es difícil decidirse, pero para dar una respuesta muy simple no creo que haya nada mejor que empezar con un tomate de mi tierra aderezado con nuestro aceite de oliva virgen extra y continuar con un poco de jamón o melva. Tenemos la gran suerte no sólo de contar con productos de una envidiable calidad, sino que, además, son saludables, conformando una dieta que es ejemplo en todo el mundo.

Leave A Response »